Contacto

787 721 8966

Santurce, PR

#freshdesign #muuaaa
Facebook Muuaaa
 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Blog

“Trademark”: ¿Cómo proteger tu marca?

Adriana Roig

-Escrito por la Abogada Mayra I. Rosa-Pagán

Al emprender con tanto entusiasmo y con todo el deseo de tener éxito en tu nuevo negocio, una de las decisiones importantes es elegir la imagen de tu negocio, su nombre y su logo. Ahora bien, no es lo mismo un nombre comercial que la marca.  Veamos la diferencia y cómo puedes escoger y proteger tu marca distintiva.

El nombre comercial es únicamente aquel nombre con el que se identifica una empresa que está autorizada para hacer negocios en el país y lo distingue de otros negocios.  Ese nombre comercial se registra en el Departamento de Estado como parte de los requisitos de la administración de la actividad económica en Puerto Rico.  No obstante, al registrar ese nombre comercial no te garantiza que tienes protegida una marca comercial.  La marca comercial es todo signo o medio que sirva para distinguir los productos o servicios de una empresa de los productos o servicios de otra.  La marca es cualquier palabra, nombre, signo o medio y puede incluir cualquier dibujo, logo, frase, color, sonido o estilo comercial que sirve para identificar y distinguir ese producto o servicio de otros en el mercado.  Por ejemplo, cuando vemos estas dos marcas, Coca-Cola y Pepsi, reconocemos que son diferentes empresas y que son productos distintos.

De igual forma, la marca puede ser una frase o “slogan” como por ejemplo, la frase “Just do it”, o puede ser un diseño como es el “Swoosh” que es la figura distintiva y ampliamente reconocida de la empresa Nike.  La marca también puede ser un sonido, como por ejemplo, el grito de Tarzán, el sonido distintivo del ringtone de Nokia o el sonido que indica “You’ve Got Mail” de AOL.  Todos éstos son ejemplos de diferentes marcas que distinguen los productos y/o servicios de las empresas.

 Existen 4 tipos de marcas: marca de fábrica, marca de servicio, marca de certificación y marca colectiva.  La marca de fábrica identifica y distingue a la empresa u organización comercial, o los bienes manufacturados por tu empresa o aunque esos bienes sean vendidos por otro, sirve para identificarlos como que son de tu empresa.  Por su parte, la marca de servicio identifica y distingue los servicios o la fuente de servicios. La marca de certificación se solicita cuando es utilizada en el comercio por una persona que no es el dueño de la marca o que el dueño quiere permitirle a otra persona que pueda utilizar la marca en el comercio y por lo tanto solicita el registro para la misma.  Mientras, que la marca colectiva es aquella utilizada por los miembros de una cooperativa, una asociación u otro grupo colectivo u organización.

Una vez tu identificas el tipo de marca que necesitas, busca definir los signos distintivos que quieres para identificar tu marca.  Pero, ¿cómo puedes proteger tu marca?  El derecho de marca le permite a su dueño impedir o excluir que otros usen esa marca con respecto a bienes y servicios relacionados a su negocio.   Ese derecho se adquiere mediante: (1) el uso de esa marca en el comercio o (2) por el registro de la marca basado en tu intención de usarla en el comercio.  Es importante que una vez definas tu imagen, logo o signos, debes comenzar a usarlos en el comercio para que se comience a reconocer en el mercado ese distintivo. De lo contrario, la marca se entiende que fue abandonada si nunca se usó en el comercio, si no se mantiene en uso, o si su dueño no la protege para evitar que se convierta en genérica y por lo tanto pierda su distintivo como marca.

Aunque no es un requisito registrar tu marca, es recomendable hacerlo pues ante una situación de violación a tus derechos marcarios, el certificado de registro establece la presunción de que eres el dueño de esa marca y demuestra la validez de la marca inscrita.  El registro de marcas es territorial, lo que significa que solo tiene protección en el estado en que lo registras.  Sin embargo, con el registro federal de marcas se protege en todos los estados de Estados Unidos y en sus territorios, en los cuales estés haciendo negocios o llevando tus productos.  Para registrar tu marca en Puerto Rico, necesitas una Solicitud de Registro de Marca en el Departamento de Estado.  Para registrar tu marca a nivel federal, la solicitud de registro de marca se hace ante la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos, “USPTO” por sus siglas en inglés. Considera orientarte para decidir si te conviene registrar la marca, ya sea a nivel local o federal.

Ahora bien aun si no está registrada, tu marca puede ser fuerte y estar protegida si es distintiva y por lo tanto no causa confusión con otras marcas establecidas. La creatividad es fundamental al elegir, diseñar y crear el nombre o un logo diferente.  Recuerda que el propósito principal que busca la creatividad es evitar confusión, reconocer tu empresa y tus productos o servicios. Tú y tu artista gráfico deben trabajar para definir una imagen auténtica, de acuerdo a tu visión, el negocio y tu personalidad.  Ser creativo te evita problemas y destaca tu concepto de negocio. Para evaluar el potencial de confusión al consumidor, se considera el signo o nombre y los productos o servicios que ofrece tu negocio. Si eliges una marca que se parece a otra y estás dentro del mismo tipo de negocio, ello puede causar que las personas no puedan distinguir tu negocio del otro, y hasta pueden pensar que son el mismo dueño original y no de tu empresa nueva.  Además, si no eres creativo y copias una marca de otro negocio, te expones a enfrentar dificultades legales por violentar el derecho de marcas de otros y eso afecta tu interés de hacer crecer tu negocio exitoso.

Una vez creada tu marca y la tienes en uso, debes mantenerte cauteloso y vigilante para protegerla de manera que al pasar el tiempo no se convierta en un concepto genérico y pierda su carácter de marca. Si tu marca se comienza a usar comúnmente al nombrar los demás productos de su especie, eventualmente puede perder su carácter distintivo.  Ese es el caso de “Aspirina” que en un momento dado perdió su carácter de marca por llamarle comúnmente de esa forma a cualquier analgésico.  Ante cualquier situación que pueda afectar tu marca o tu negocio, es recomendable que consideres orientarte con una abogada(o) con conocimientos en propiedad intelectual y manejo de marcas que te pueda asistir y aclarar dudas para prevenir complicaciones.

En resumen, los siguientes 5 puntos son importantes para emprender, deslumbrar y proteger tu marca:

1.      Sé creativo. Esa imagen y los signos que distinguen tu negocio son los primeros pasos para establecer la pauta en tu mercado. 

2.      Evalúa registrar tu marca, ya sea a nivel local o federal, y conoce los requisitos para que puedas tener tu marca inscrita.

3.      Utiliza y mercadea tu marca, así adquieres tus derechos de marca ante otros.

4.      Mantente vigilante y actúa prontamente para proteger tu marca.

5.      Invierte, aprende y actúa para triunfar. Tu marca es la cara de tu negocio, es la reputación de tu empresa y es uno de los elementos que define el éxito.

La responsabilidad de proteger tu marca es vital, pues es una de tus mayores inversiones y eventualmente tu marca se convierte en tu legado.

¡Mucho éxito emprendedores!

*Aviso: La información contenida se ofrece con un propósito informativo y esencialmente explicativo. No representa un asesoramiento legal específico. 

-La autora es Abogada licenciada e Ingeniero profesional con una práctica de asesoría legal sobre aspectos de derecho civil, corporativo, contratos y propiedad intelectual con el interés de brindar apoyo a las empresas en Puerto Rico.Además, tiene amplia experiencia en asuntos de Cumplimiento Regulatorio con leyes y reglamentos federales, estándares internacionales y otros controles de calidad en procesos de manufactura.Mayra Rosa es aficionada a los deportes de alto rendimiento como el triatlón y los maratones.